Colectores de grasa

Ozone treatment of odors from Grease Traps

Tratamiento con ozono de los olores provenientes de colectores de grasa

De acuerdo con el estándar EN1825-1, los colectores de grasa deben ser instalados si existiese el riesgo de que una cantidad significativa de grasa fuese vertida al alcantarillado. En la mayoría de los casos, estos colectores son necesarios para inmuebles que tienen como inquilinos a restaurantes y grandes establecimientos de catering.

La grasa presente en aguas residuales causa problemas en las tuberías de desagüe y las estaciones de bombeo. La grasa se acumula en la red de tuberías, pudiendo causar obstrucciones, y dando lugar a la acumulacion de agua y a la liberación de aguas residuales no tratadas en el curso de la corriente local. La grasa acumulada puede también causar problemas debido a la producción de ácido sulfhídrico, generando riesgos de daños por corrosión en la fontanería, además de riesgos para la salud laboral y de seguridad.

Aunque los colectores de grasa sean una necesisad, casi siempre suponen un problema para los inquilinos mas cercanos. El olor de los colectores se propaga a menudo a través de los conducto de ventilación, tubos de escape o directamente desde la propia ubicación.

El ozono elimina los olores y microorganismos de manera muy rápida, eficaz y sin generar subproductos químicos. Mediante el ozono es posible eliminar la propagación de estos olores además de mejorar significativamente la higiene de la zona.

Ozone tech