Control de olores

Tratamiento energéticamente eficiente de los compuestos olorosos

Los compuestos olorosos como los compuestos orgánicos volátiles (COV), H2S y Ácidos Grasos Volátiles (AGV), se pueden encontrar en la ventilación de cocinas y en una amplia gama de industrias. Aunque los olores no suponen problemas físicos de salud, el mal olor puede alterar el ambiente, y debido a esto pueden resultar reclamaciones.

Los COV malolientes pueden provenir de la descomposición microbiana o térmica de la materia orgánica, proceso común en cervecerías, plantas de tratamiento de aguas residuales, cocinas comerciales y la industria alimentaria.

Las fuentes de emisión de H2S son similares a las de COV, con la principal diferencia de la presencia de compuestos de sulfuro en el sustrato origen. Por ejemplo, la materia orgánica en industrias alimentarias y plantas de tratamiento de aguas industriales contiene una concentración significativa de compuestos de azufre, dando lugar a emisiones H2S. El H2S es también común en fábricas de cerveza y plantas de producción de biogás debido a la reducción anaerobia  de compuestos de sulfuro en los biorreactores o biodigestores.

La nariz y su percepción de los olores

La nariz humana ha ido evolucionando a lo largo de los años, desarrollando diferentes sensibilidades a distintos compuestos. Por ejemplo, la nariz tiene una sensibilidad muy alta a los compuestos emitidos por la materia orgánica en descomposición. De esta manera se ha podido evitar durante el curso de la historia, la ingestión de alimentos podridos, evitando así las enfermedades asociadas. Los alimentos en descomposición emiten compuestos de azufre como el H2S y COV como los aldehídos y el acetato de hexilo. Por tanto, no es sorprendente que la nariz humana pueda detectar rastros de concentraciones de estos compuestos, tal como se muestra en la tabla inferior. Por el otro lado, la nariz es menos sensible a compuestos no naturales, tal y como el tolueno.

Ejemplo de compuestos olorosos, tipo de olor y umbral de olor en ppm

CompuestoTipo de olorUmbral de olor [ppm, partes-por-millon]
MetilmercaptanoRepollo podrido, ajo0.002
H2SHuevo podrido0.01
AcetaldehidoAfrutado0.05
Acetato hexílicoManzana verde afrutada o plátano dulce0.12
FormaldehídoPunzante, sofocante0.80
ToluenoDulce, acre2.90

Tal como se puede observar en la tabla superior, la concentración a la que los olores son un problema se sitúa en el orden de magnitud de partes-por-millon (ppm), y en algunos casos incluso por debajo. Por tanto, las emisiones de olores son particularmente difíciles de tratar al tener que mostrar el sistema de purificación un nivel muy alto de desempeño. Además, cuando el olor se emite en un espacio abierto la cuestión es más compleja, ya que los valores del olor se ven afectados por agentes externos como las condiciones atmosféricas.

Ofrecemos distintos tipos de análisis del aire con el objetivo de identificar el nivel de compuestos olorosos. Más información sobre el tema aquí.

Soluciones Ozonetech para la eliminación de olores

Ozonetech ha desarrollado varias soluciones para resolver los problemas de olor en muchas aplicaciones. En base al caso y a los requisitos de los clientes, seleccionamos y diseñamos la solución más eficaz para la eliminación de los malos olores. Cada solución puede estar compuesta por una única etapa de ozono o tratarse de un sistema multi-etapa. Un resumen del desempeño de las soluciones Ozonetech para la eliminación de olores se muestra en la figura inferior.

Comparativa de las soluciones Ozonetech para la eliminación de olores

Solución de etapa única – RENA Pro

En muchos casos una solución basada en ozono de etapa única tiene ya de por sí gran capacidad de reducción de las emisiones olorosas, como se muestra en la curva de RENA Pro en la figura superior. Como el ozono es un poderoso medio de oxidación, reacciona rápidamente con las moléculas olorosas. Estas moléculas están eficientemente oxidadas, lo que conduce a la formación de dióxido de carbono y agua, compuestos completamente inodoros e inofensivos. Este mecanismo de oxidación es válido tanto para los olores de compuestos orgánicos, como los COV, como para los compuestos de azufre, como el H2S, tal y como se muestra a continuación.

La única diferencia es la generación de dióxido de azufre (SO2) en vez de dióxido de carbono (CO2) cuando se elimina el H2S. Sin embargo, el resultado final en términos de eliminación de olor es el mismo, puesto que el umbral de olor del SO2 es 1000 veces mayor que el del H2S. Esto significa que el olor del SO2 menos notable en comparación con el del H2S.

Por favor, lea más información sobre RENA Pro aquí o descargue nuestro folleto informativo.

Solución de etapa doble – POA

Si los requisitos de eliminación de olor son particularmente estrictos, se puede combinar una etapa adicional al RENA Pro, creando una solución de tipo POA (proceso de oxidación avanzada). Un reactor UV es a menudo implementado como etapa adicional, puesto que la luz UV reacciona con ozono creando radicales hidroxilos. Estos radicales son incluso más reactivos que el ozono, atacando los compuestos causantes del olor de manera más agresiva. El hecho de tener radicales involucrados en el mecanismo de reacción resulta en un mecanismo de reacción en cadena, por lo que un solo radical puede oxidar un gran número de sustancias olorosas.

Tales condiciones reactivas son típicas de las altas temperaturas alcanzadas en incineradores térmicos. Sin embargo, debido a la sinergia entre el ozono y el UV, podemos imitar la misma reactividad a temperatura ambiente, disminuyendo en gran medida los costes de operación para el tratamiento del olor.

Por favor, más información sobre nuestros sistemas UV aquí.

Solución completa

Para obtener excelentes resultados en la eliminación de olores, recomendamos nuestra solución completa, que incluye la etapa POA y nuestros filtros Nodora. La solución completa combina todas las ventajas y sinergias de las soluciones anteriores con las mejoras añadidas por la etapa Nodora. Esta etapa es un filtro catalítico de lecho mixto, compuesto por varios materiales hechos a medida, con el objetivo de maximizar la eliminación de olores de cada fuente en particular.

La inclusión de la etapa Nodora en el proceso tiene dos impactos significativos. En primer lugar, la eliminación de olores se incrementa aún más, alcanzando valores cercanos a la eliminación total. Además, los tamaños del sistema son más compactos puesto que el objetivo de tratamiento del olor se alcanza con un tiempo de reacción más corto. Esto significa que una solución completa es modular y flexible, con la posibilidad también de instalación en lugares donde el espacio es limitado.

Para más información con respecto a nuestras soluciones completas, consulte por favor nuestra Solución Nodora para control de olores y descargue nuestro folleto informativo.